Próximo Campeonato

CRONICA DE LA PRIMERA PRUEBA AUTONOMICA POR VICENTE MORENO

16 y 17 de Febrero del año del Señor de 2018 fue la fecha elegida para la celebración de las primeras justas de la temporada y, así, en lo más crudo del crudo invierno, tras olas de frío y bajo amenaza de lluvias, lo dieron a conocer los mandamases del CSV. A través de correos y el boca a boca la llamada llegó a cada rincón de la Comunidad y a ella respondieron, en esperanzador número, caballeros de toda ella.

De Algemesí, Manises, Massamagrell, Valencia,...incluso del helado y recóndito Sarrión, reino del otrora escudero y, ahora, recién nombrado caballero, Sir Albertico Bolos que, todavía convaleciente de heridas infligidas durante su último combate, incrementaba las precauciones y estrenaba yelmo para la ocasión. De todos ellos llegaban campeones.

Con un único escenario, el K7, cuatro campos de batalla, famosos por el habitual vuelo bajo de los grajos dentro de sus lindes, y pie a tierra con arma corta dispuesta, la señal de Sir Garbins daba inicio al torneo del que saldría el nuevo Rey en el Este.
Mediada la tarde del viernes, y con una climatología en la que el frío daba una tregua, se abrieron las justas con un combate memorable entre Sir Janis, guerrero proveniente de la lejana Letonia del que la leyenda, perpetuada por los juglares a lo largo y ancho del levante español, cuenta que una vez sonrió y el Algemesiense Latorre. Combate llevado al quinto envite y que, tras levantar los dos primeros en contra, terminaría cayendo del lado del letón. Gran aperitivo para lo que estaba por llegar.
Poco a poco los campos de batalla se iban llenando y podían verse nuevos enfrentamientos, unos más igualados que otros. Así, por ejemplo, Moreno, veterano habitual ya en estas lides y famoso por su regular irregularidad, nada podía hacer ante el debutante Morella que, saliendo al campo de batalla cual astado con hemorroides, lo derrotaba en tres rápidos envites. Y lo mismo sucedería con Ana Castell, la joven guerrera famosa por su dócil carácter y tierna sonrisa, que aquejada de una fiebres típicas de la época se veía derrotada por el de Sarrión.
Mientras tanto, de la inhóspita cuarta localización llegaban noticias: Sir Quintana había caído con honor frente a «Rami» Cubells. Mismo resultado que Sir Patxi frente a Jose Carmona.


Lo mejor de la jornada estaba por llegar. Conforme el astro rey caía, al igual que terminaban haciéndolo Moreno, Kevin, Albertico y Jato, comenzaban a aparecer los caballeros de mayor lustre, los más temidos, los de primera categoría.

Poca sorpresa dieron, por no decir que ninguna, tan ilustres combatientes y, para la siguiente jornada, quedaban en pie Esteban Villalba, Sir Nacho «el polemic», Sir Galahad Colado, hecho un pincel como siempre, y Toni Parra «el estiloso» con sus golpes de tiralineas. Para la posteridad queda el Soriano vs Polemic, resuelto a favor del segundo en cuatro rondas y en el que, a día de hoy todavía no tenemos claro si Soriano peleaba con Nacho o con el juez del combate.

La sorpresa de la noche la daría la taberna habitual, en la que los caballeros acostumbran a reponer energía tras sus combates, al informar a estos que cerraba sus puertas en sus cansadas narices por no disponer ya de cocinera. Sobre esto, mejor correr un estúpido velo y cruzar al otro lado del camino en busca de otros horizontes donde colmarse de lúpulo fermentado y vaca en bollo de trigo.
Tras la corta y poco reponedora noche tocaba volver a pisar el campo de batalla para afrontar la segunda jornada. Una jornada plagada de abandonos que hacía presagiar un rápido desenlace. Así, Ana Castell «la dicharachera» era finalmente víctima de las fiebres estacionales; Carlos Jiménez y el Sheriff de Algemesí hacían mutis por el foro; Carlos Ruiz, como la víspera, seguía inmerso en la redacción de la crónica de Cardiff que, si los rumores son ciertos, podriamos ver finalmente convertida en proyección cinematográfica y Jorge Soriano, que debía de seguir intentando identificar a su rival de la noche anterior.
Tras los cruces Villalba vs Jimenez y Colado vs Parra quedarían tan solo dos candidatos a llevarse la gloria.

Esteban Villalba y Toni Parra tendrían el honor de dirigirse al campo de batalla principal para disputar el último combate, el definitivo, el que historiadores y futuras generaciones conocerán por "la partida de los martes". Pero, antes de eso, tendría que disputarse el polemic vs galahad que iba a tener historia. Y es que si la cosa ya empezaba rara al tener que ver como el polemic, contra pronóstico, se quitaba a si mismo un punto y Colado le daba la razón en lugar de regalarle dos como nos tiene acostumbrados, no iba a ir luego a mejor. El citado combate terminaba como el rosario de la aurora al enfadarse el árbitro con los jugadores, los jugadores con la organización, la organización con los jugadores, el polemic con el Moreno, Colado con la arbitra suplente, la arbitra (¿de verdad eso existe?) consigo misma y Arques con su zapatilla. Resultado: 2-0 para Colado...o quizá no.

zapatilla

Y, ahora si, llegaba la gran final. Combate muy igualado hasta el final, decidido en 5 rounds y en el que Villalba, haciendo gala de una envidiable forma física y agilidad se zafaba de todos los golpes de su contrario a los que respondía a gran velocidad hasta conseguir llevarse el gato al agua y, con él, una copa que hará las delicias de su mujer, el título de Rey en el Este y un par de puntos en el labio superior regalo de su contrario. Y es que las buenas batallas son las que dejan marcas.



Para los fanáticos de las clasificaciones, aquí teneis:
Segunda categoría:
Campeón: Janis Melderis.
Subcampeón: Vicente Morella.
Campeón consolación: Jose Latorre.
Subcampeón consolación: Patxi DeJuan.



Primera categoría:
Campeón: Esteban Villalba.
Subcampeón:Toni Parra.
Campeón consolación: Javier Martos.
Subcampeón consolación: Dimas Ferrandis



Salut i Squash.

© 2016 Federación de Squash de la Comunidad Valenciana